Cuidados después de una cesárea

Dec 07, 21
Cuidados después de una cesárea

La cesárea es un procedimiento quirúrgico que necesita de cuidados especiales después de que se realiza, pues se hace una incisión en nuestro cuerpo.

Si esta herida no se cuida puede correr el riesgo de abrirse, infectarse o cicatrizar incorrectamente (en su mayoría con una cicatriz de tipo queloide).


Si diste a luz de esta manera, estos consejos debes seguir:

Evita cargar peso o agacharte


Los primeros 20 días posteriores a la cesárea son los más importantes, ya que son cuando el cuerpo comienza a cicatrizar la incisión. Cuando hacemos un gran esfuerzo al cargar o al agacharnos corremos el riesgo de que los puntos se abran, exponiendo la herida.

Duerme boca arriba o de lado


Al recostarse de esta manera evitamos que nuestra herida esté en contacto directo con la ropa y el colchón, y eludimos que tenga cualquier tipo de presión.


Si lo haces boca arriba coloca una almohada pequeña y suave debajo de tu espalda para disminuir el dolor. Si te gusta recostarte de lado, pon la almohada entre tus rodillas para tener una mejor postura al dormir.

Usa faja


Utilizar una faja postparto después de dar a luz por cesárea, favorecerá una rápida cicatrización, ya que mantendrá la herida cerrada y protegerá los puntos de sutura.


Procura utilizar una faja de vendas o una de tela porosa para que la piel pueda transpirar. También ten mucho cuidado al retirarla para que no jales los puntos.


Aquí puedes leer más de los beneficios de la faja.

Cuida tu cicatriz


La incisión por cesárea puede tardar en cicatrizar por completo de 6 a 10 semanas (dependiendo del cuerpo de cada quien), es por eso que durante ese tiempo se cuide para que sane correctamente.


Es importante que no apliques ninguna solución o ungüento si tu médico no te lo receta, pues se incrementan las posibilidades de infección o alergia.


Cambia al menos una vez al día el apósito o las gasas, de esta manera evitarás la acumulación de bacterias y disminuyes la posibilidad de infección.


Mantén limpia el área usando un jabón neutro y asegúrate de secar por completo para que no se guarde humedad, puedes utilizar una gasa estéril.


Puedes pedirle a tu ginecólogo, obstetra o médico tratante que te realice una rutina de cuidado.