Foco en los síntomas: Diarrea Crónica

Si bien el episodio ocasional de diarrea aguda generalmente está asociado con una infección viral o bacteriana y se resuelve rápidamente, la diarrea crónica es diferente. Sigue leyendo para obtener más información sobre este síntoma común en la infancia, sus causas y soluciones.

¿Qué es?

Los bebés sanos tienen de 3 a 10 evacuaciones por día; los bebés mayores, los niños pequeños y los niños más grandes suelen tener una o dos al día. En los bebés, la diarrea se define como un aumento en la frecuencia de las deposiciones al doble del número habitual por día; en los niños mayores, la Academia Estadounidense de Pediatría lo define como tres o más deposiciones blandas o acuosas en un período de 24 horas. La diarrea crónica persiste más de 14 días.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas asociados con la diarrea crónica, además del aumento de la frecuencia y el volumen de las heces y su apariencia alterada, variarán, dependiendo de la causa subyacente. Por ejemplo, los niños con diarrea causada por un virus también pueden tener fiebre.

La diarrea crónica cuando es acompañada de sangre o moco en las heces, pérdida de peso, sarpullido, fatiga extrema, vómitos prolongados, dolor en las articulaciones y úlceras en la boca debe comunicarse al médico para una evaluación adicional. Cuando un niño experimenta diarrea crónica, también hay que estar atento a los signos de deshidratación, como apatía, disminución de la micción y sed extrema.

¿Cuáles son sus causas?

La DCI (diarrea crónica inespecífica) es la forma más común de diarrea crónica en niños de 0 a 3 años. No se ha identificado la causa subyacente del DCI, pero los desencadenantes de la dieta, como la leche de vaca y los cereales que contienen gluten, como el trigo, pueden influir. Los niños con DCI parecen por lo demás saludables y mantienen un apetito y una actividad normales.

También hay una serie de enfermedades que pueden provocar diarrea crónica en los niños. Por ejemplo, la colitis infecciosa puede estar relacionada con viajes recientes, agua contaminada o consumo de carne poco cocida. La mala absorción de lactosa es el resultado de un desequilibrio entre la cantidad de lactosa ingerida y la capacidad de la enzima lactasa para romperla. Sin embargo, es importante señalar que la intolerancia a la lactosa es poco común en niños menores de 3 años.

¿Cuáles son las soluciones?

Determinar la causa de la diarrea crónica requiere una evaluación cuidadosa. Es importante trabajar con un profesional de la salud para descartar una causa más grave. Sin embargo, cuando se trata de la causa más común de diarrea crónica en niños pequeños, el DCI, la alimentación es la que puede jugar un papel muy importante.

Un buen punto de partida es llevar una dieta de 7 días y un diario de patrones de heces para ver una posible relación entre la ingesta de alimentos y los síntomas de la diarrea en los niños pequeños. Si la leche de vaca parece ser un desencadenante, considere cambiarla por la fórmula de leche de cabra KABRITA, naturalmente fácil de digerir *.

*NO es indicada para niños con una alergia a la proteína de la leche de vaca.

 

La leche materna es la mejor fuente de nutrición para bebés.