Almacena correctamente la leche materna

Aug 04, 21
Almacena correctamente la leche materna

La leche materna es el mejor alimento para los bebés y el único respaldado por todos los pediatras del mundo.


La leche materna es un alimento que puede ser consumido por el bebé directamente de tu pecho o la puedes extraer y guardarla para que se utilice después. Esta segunda manera resulta muy cómoda para muchas mamás, pues se puede alimentar al bebé cuando no estés presente. También, si se produce en gran cantidad, se extrae y así se evita el desarrollo de problemas en los senos como las mastitis o la ingurgitación.


El almacenamiento correcto de la leche es necesario para preservar sus nutrientes y evitar que se descomponga.

La UNICEF recomienda que la leche materna se almacene en lugares frescos, pues entre más baja sea la temperatura, más tiempo durará en buen estado.

En caso de que la quieras congelar, el tiempo de duración variará dependiendo del tipo de congelador que utilices: 

• Congelador con refrigerador (Compartido con otros alimentos) - 2 semanas

• Congelador separado - 3 a 4 meses

• Congelador comercial (De los que se usan en los supermercados) - Hasta 6 meses


Esta manera de almacenamiento es la más recomendada por los pediatras, ya que alarga por mucho su tiempo de vida y funciona para hacer otro tipo de snacks.

El Comité de Lactancia Materna en México, recomienda que la leche materna se almacene en contenedores exclusivos para evitar la contaminación cruzada de los diferentes tipos de comida.


Los mejores recipientes son los de cristal, ya que no pueden transmitir sustancias con efectos perjudiciales a la salud como el Bisfenol A o los Ftalatos (desprendidas por ciertos plásticos) y son fáciles de esterilizar (con hervirlos es suficiente).

También existen bolsas especiales con sellado de cierre o al vacío que se conectan a los extractores y mantienen la leche fresca. Se pueden guardar en el congelador y reutilizar algunas veces sin afectar la composición de la bolsa.


Puedes optar por guardarla directamente en los biberones, solo toma en cuenta que los constantes cambios de temperatura pueden dañarlos o expandirlos. Esto último se debe considerar, pues las medidas ya no serán las mismas.


Todos estos deben estar perfectamente sellados para evitar que agentes externos contaminen la leche. Tampoco los coloques cerca de otros alimentos , sobre todo si están crudos (carne, pollo, guisados, picantes, verduras o frutas sin lavar).

Si decides congelarla en cualquiera de los recipientes y deseas ya dársela a tu bebé, utiliza el baño maría hasta que se descongele. ¡Ojo! Una vez descongelada la leche ya no puede volver a congelarse.


¿Cómo puedo saber que la leche está en mal estado?


El primer indicador de que la leche está pasada es el olor rancio que desprende. La leche rancia no hace daño al bebé, solamente puede rechazarla por el sabor extraño que tiene.


El segundo indicador es el cambio de sabor, esta puede tornarse ácida (parecida al yogurt natural sin azúcar) o amargarse ligeramente.


La leche cambia de color con el paso de los días, se va volviendo un poco amarillenta. Sin embargo, cuando el tono es turbio es una clara señal de que ya no sirve.


La mayoría de los pediatras recomiendan que la pruebes antes de dársela a tu bebé para verificar su estado y la temperatura (temperatura ambiente o tibia).


REFERENCIA
https://www.bebesymas.com/embarazo/18-alimentos-que-estan-prohibidos-durante-embarazo-pueden-perjudicar-a-tu-bebe
https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/diccionario/lactancia-materna.html
https://www.tuasaude.com/es/que-no-comer-durante-la-lactancia/
https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/baby/breastfeeding/Paginas/storing-and-preparing-expressed-breast-milk.aspx