¿Cuándo darle leche de fórmula a mi bebé?

Dec 20, 21
¿Cuándo darle leche de fórmula a mi bebé?

Sabemos que la leche materna es el mejor alimento que podemos brindarle a nuestros pequeños, ya que contiene todos los nutrientes necesarios para que pueda desarrollarse correctamente.


Aquí puedes leer los beneficios de la leche materna y aquí conocer cómo almacenarla.


Sin embargo, existen situaciones por las que iniciar o continuar con la lactancia se nos dificulta, estas son algunas de ellas:

Nuestro pequeño no digiere correctamente la leche


En algunas ocasiones y por razones médicas, el estómago de nuestro peque no tolera la leche materna. Esto puede deberse a que tenga una enfermedad genética como la fenilcetonuria o galactosemia.


Para detectarlas es importante que tu pediatra lo examine y le realice la prueba del tamiz. De ser detectado con alguna de ellas, te dará las instrucciones para tratarlo y te recomendará la fórmula láctea ideal.

No producimos suficiente cantidad de leche o la producción es nula


La disminución en la producción de la leche puede deberse a distintos factores, ya sean falta de estimulación, los conductos están obstruidos o nos encontramos anémicas o muy bajas de peso.


Ante estas situaciones se debe acudir al médico tratante para que nos revise y nos dé una solución, según nuestra condición. Ya sea un tratamiento médico, incluir vitaminas o modificar nuestra dieta como también tomar cursos de lactancia o asesorarnos con una especialista.


Mientras estamos en tratamiento podemos alimentar a nuestro pequeño con la leche de fórmula que su pediatra recomiende.


Tenemos alguna enfermedad


Hay ocasiones en las que las mujeres podemos tener una enfermedad provocada por hongos, bacterias o virus como cualquier tipo de hepatitis, COVID-19, herpes en el seno o pezón, o tuberculosis.


También se pueden tener enfermedades crónicas o de mayor riesgo como el cáncer (de cualquier tipo), VIH o trastornos de conciencia que nos impiden llevar a cabo la lactancia.


Ante estas situaciones es importante acudir periódicamente con nuestro médico tratante, seguir el tratamiento indicado y optar por fórmulas lácteas para alimentar a nuestro peque.

Ya no deseas continuar la lactancia


Cuando se ejerce la maternidad, nuestro sentir también es importante y debe tomarse en cuenta. Es por eso que si ya no deseas continuar con la lactancia está bien.


Puedes optar por solo extraer la leche o practicar el destete. Menciona este hecho a tu pediatra para que pueda brindarte consejos sobre cómo realizarlo respetuosamente y te recomiende una fórmula que se acomode a las necesidades nutricionales de tu bebé.


Recuerda que la interrupción de la lactancia no te hace menos, todas las razones son completamente válidas.